domingo, septiembre 25, 2022
Vixuart, agencía de marketing
InicioActualidadEl centro para enfermos de Alzheimer de Benalmádena tras 12 años solo...

El centro para enfermos de Alzheimer de Benalmádena tras 12 años solo es una parcela municipal

Doce años lleva esperando la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzheimer y otras Demencias de Benalmádena (Afab) a que se inicie la construcción del centro comarcal en el municipio. El Alzheimer no tiene cura, pero con las terapias adecuadas se puede ralentizar su avance y por esa razón, una década para estos enfermos supone una eternidad con consecuencias irreversibles. Ayer, antes de la celebración del Día Mundial del Alzheimer, Diputación de Málaga mantenía una reunión con Afab en la que se comprometía a aumentar su aportación de 300.000 euros -comprometida en marzo, aunque aun no abonada- para la construcción del centro en Benalmádena.

La cantidad total que finalmente aportará Diputación y la fecha en la que la abonará, a día de hoy es una incógnita pues, según manifiesta la asociación a Ole Benalmádena, “ahora tenemos que presentarles un proyecto y todavía no se sabe cuál sería la cuantía final exacta que asumirán”.

En la actualidad, Afab da cobertura a 35 pacientes (tanto de Torremolinos como de Benalmádena) y tiene una larga lista de espera, pues el Alzheimer es una enfermedad que no da tregua, ni entiende de edad o condición y que cada vez afecta a un número mayor de personas.

Las futuras instalaciones vendrían a dar una calidad de vida a cuidadores, pacientes y familiares, pues se les ofrecerían, además de la atención constante que requieren este tipo de enfermos, una serie de terapias cognitivas que son cruciales para aminorar el avance de esta enfermedad y les proporcionaría además la opción del concierto de plazas con la Junta de Andalucía, algo ahora inexistente.

El presidente de la institución provincial, Francisco Salado, ha asegurado que “las personas afectadas por esta enfermedad y sus familiares no pueden seguir esperando”, y ha instado al Ayuntamiento de Benalmádena a que participe en la financiación de las obras. Sin embargo, Salado no ha pedido nada, públicamente, al Ayuntamiento de Torremolinos, de donde provienen vecinos que también atiende Afab y que participa en las mesas de trabajo creadas para impulsar el centro comarcal junto con entes públicos provinciales y autonómicos y, que al menos de momento, según nos informa la asociación, no ha realizado aportación económica alguna.

Por su parte, el alcalde, Víctor Navas, ha expuesto a Ole Benalmádena que “yo mismo he sido socio de Afab y conozco de primera mano la situación de familias y usuarios, y por eso, el Ayuntamiento de Benalmádena ha cedido una parcela municipal valorada en 1,1 millones de euros, libre de canon anual”, en referencia a un terrenos de 2.180 metros cuadrados en el Cerro del viento, -en concreto en la Urbanización Miramar-, cedidos en 2010.

Navas recuerda que Benalmádena también financia el alquiler de la sede de la asociación con 14.000 euros anuales de subvención y que “participamos con recursos públicos en todos los actos y eventos que realiza el colectivo en la ciudad”.

Frente a la demanda de la Diputación de Málaga, a través de su presidente, de que Benalmádena participe además en la financiación de las obras, el primer edil contesta que “no podemos mantener una trato preferencial de unos colectivos frente a otros, siendo además la competencia en materia de dependencia de la Administración autonómica, que en este caso es la Junta de Andalucía”.

Por este motivo, Navas reivindica de nuevo a la Junta de Andalucía “que aporte las mismas cantidades -700.000 €- que dio para la apertura del centro asistencial de Fuengirola. Con la aportación del suelo por parte del Ayuntamiento, los 300.000 € de Diputación y los 700.000 € de la Junta de Andalucía, podríamos poner en marcha las obras de construcción del centro asistencial”.

Al margen de los dimes y diretes políticos, Afab tiene las ideas claras: para que empiecen las obras “todas las administraciones públicas implicadas deberían ayudar” al cien por cien de sus posibilidades.

Por un lado, aunque Diputación se comprometió en marzo a aportar 300.000 euros -que ayer comunicó que ampliaría-, la realidad es que Afab no cuenta a día de hoy con ese dinero y, respecto al Ayuntamiento de Benalmádena, indican que “nuestra subvención es de 14.000 euros, pero hay otras a las que aportan 15.000”. Asimismo, la asociación subraya que aunque el modelo seguido por la vecina localidad de Fuengirola fue efectivo en aquel momento, “ese proyecto no se adapta a los precios actuales y por ende, el presupuesto sería mayor que el que tuvieron que invertir ellos”, por lo que las cantidades económicas estimadas por el alcalde no serían viables ahora. A lo que cabe añadir que desde que se cedió la parcela municipal en 2010, la licencia de obra ha caducado, lo que hace necesario revisar el proyecto y adaptarlo, con el coste que conllevaría.

En definitiva, el tiempo pasa, los costes se incrementan y las buenas intenciones de las Administraciones públicas –al margen del terreno y la subvención anual del Ayuntamiento de Benalmádena- son solo eso, palabras.

En mayo se celebró la primera reunión de la mesa de trabajo constituida para impulsar el centro comarcal de enfermos de Alzheimer de Benalmádena, un proyecto que, como decíamos, lleva 12 años en el aire. Según nos comentan desde Afab, “allí estuvieron todos y las intenciones eran buenas, hubo compromisos, pero acciones reales para empezar con las obras no tenemos ninguna”.

Así las cosas, Afab está arropada por los políticos de distintas siglas, administraciones públicas locales, provinciales y autonómicas, pero en estos momentos con lo único que cuenta realmente para que se cristalice el tan demandado centro de atención integral para enfermos de Alzheimer es el solar en Cerro del Viento, que hace una década les donó el Consistorio de Benalmádena, y la lucha incansable de todas las familias e integrantes de la asociación por ofrecer a estos enfermos una calidad de vida digna.

Hoy, día Mundial del Alzheimer no podemos evitar pensar en todos aquellos que se quedarán por el camino y no porque hayan o vayan a fallecer,- que también podría ser el caso por el tiempo que llevan esperando y el que parece que queda aun por esperar-, sino por la calidad de vida que han perdido en estos años, tanto los pacientes como sus familias.

Y es que, el Alzheimer es una enfermedad que no sólo afecta a la persona que la sufre, sino también, y de manera muy significativa, a la familia, la cual tiene que ir afrontando el deterioro de la persona querida, y su progresiva necesidad de ayuda a medida que la enfermedad avanza. A todo ello, cabe sumar otras enfermedades como puede ser la diabetes, cada vez más presente en personas con Alzheimer y todas las complicaciones de salud que conlleva.

En la actualidad no existe ningún tratamiento que logre curar o revertir los signos de la enfermedad, pero sí se disponen de tratamientos que tratan de ralentizar su avance, controlar sus síntomas y mejorar en la medida de lo posible la calidad de vida de los enfermos y sus familiares. Y por ese motivo, resulta tan crucial para estas familias la construcción del centro de Alzheimer en Benalmádena.

El Alzheimer afecta a todas las dimensiones de la persona -biomédica, cognitiva, emocional, social, funcional y medio ambiental-, por lo que la intervención ha de ser integral y abarcar a todas ellas, desde el inicio de la enfermedad hasta las últimas fases. Y por eso, resultan tan importantes los centros especializados en la atención a este tipo de pacientes como el que piden que se construya en la ciudad, pues cuentan con equipos multidisciplinares, cuyos profesionales trabajan de forma integrada e interconectada en torno a un plan de atención individualizado, con objetivos compartidos basados en ofrecer la atención y apoyos que requiere la persona con Alzheimer, otorgándole autonomía como derecho y favoreciendo su calidad de vida y la de sus familiares.

Recuperamos el manifiesto de Afab en la multitudinaria manifestación que celebraron el pasado 20 de noviembre de 2021, en la que reivindicaban compromisos reales para la creación del centro, una necesidad tan acuciante cómo recordaba su eslogan: “Mañana puedes ser tú. Mañana puede ser tarde”.

ARTICULOS RELACIONADOS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Anúnciate en Ole Benalmádena

ULTIMAS NOTICIAS